imagen de google
03/12/2014

Es abundante la información que hay en la red al respecto, muy detalladas algunas más que otras, en éste artículo solo pretendemos resumir todos esos detalles brindándote los más necesarios a tener en cuenta a la hora de decidir que aire acondicionado comprar.
1. El Tiempo: Económicamente te convendrá comprar un aire acondicionado en invierno, su precio será menor y conseguirás fácilmente quien te lo coloque, en verano esto es a la inversa por razones obvias.
2. El tamaño del ambiente: Se calcula aproximadamente en 50 frigorías por m3 (metro cubico) , debes multiplicar el ancho por el largo por el alto de tu ambiente y a ese resultado multiplicarlo por 50, ésto te dará una idea apróximada del aparato que necesitas. Existen programitas en internet para calcular esto como éste click acá

3. Otros Factores: Además del cálculo anterior, los expertos tienen en cuenta cuantas personas habitan el ambiente, si hay aparatos como cocinas heladeras computadoras y cuanto tiempo están en funcionamiento esos aparatos, la incidencia de la luz solar, el tipo de clima de la región etc., son factores que son tenidos en cuenta para determinar con precisión el calibre del aire acondicionado que necesitas.
4. Donde comprarlo: es recomendable comprar marcas reconocidas, aunque se pague un poco más, hay que pensar que este es un artefacto que quedará fijo por bastante tiempo, cuanto más podamos disminuir la probabilidad de tener que repararlo, mejor ¿no?.
5. Colocación: es recomendable que lo coloque alguien que se dedique realmente a realizar ese tipo de trabajos, suelen abundar los “MacGyver” que se ofrecen a repararlo y arreglarlo todo, pero como dice el refrán, “el que mucho abarca poco aprieta”.
6. Eficiencia: hay que saber distinguir sus niveles de eficiencia, esto es su consumo en relación a la cantidad de “frigorías”, ésta información debe estar disponible en el embalaje del producto, los expertos recomiendan un equipo de categoría “A” o “B” a lo sumo.
7. Cantidad de ambientes: los expertos recomiendan un aire para cada ambiente y no un aire grande que pretenda enfriar todos los ambientes, pues pueden quedar zonas más frías que otras gastando más energía de la necesaria y no brindando un rendimiento adecuado costo-beneficio, además de que si se avería en algún momento, sería frustrante ya que todos los ambientes quedarían sin refrigeración.
8. Instalación eléctrica: verificar por un electricista matriculado si la instalación que poseés es apta para soportar la demanda de energía del aparato.
9. Uso: Para una mayor duración del aparato y para una economía de tu bolsillo es recomendable no usar el aire por debajo de los 24 C° , evitar que el sol ingrese directamente al ambiente por ventanas y puertas y no salir y entrar repetidas veces al ambiente.